fbpx

Conócenos

¿Quiénes somos?

SOMOS un movimiento que se basa en el reconocimiento de la evolución social, estancada en la siempre disyuntiva impuesta por la guerra fría en adelante. Así sentimos que esta ciudadanía sometida a la explotación de las relaciones de poder, profundizada por el neoliberalismo, no se puede combatir con las mismas perspectivas de periodos anteriores. Más bien, debemos actuar desde una mirada cultural, que permita el despertar de las conciencias, generando espacios ciudadanos, que nos deje volver a soñar con un mundo “patas para arriba”, de lo que tenemos en la actualidad.

Nuestra inspiración se basa en los diálogos y aportes el escritor, Eduardo Galeano, quien nos aventura a pensar que la vida puede ser distinta, que vale la pena experimentar este camino siguiendo una utopía, que nos conduce a una transformación real.

Entendemos a los seres sintientes y su entorno como valor central, reconocemos sus diversidades y levantamos con urgencia las expresiones de dignidad que emergen desde las nuevas generaciones, sentiendo el sonido evolutivo de una sociedad más justa.

A su vez, comprendemos el avance de Gobiernos progresistas, en nuestro continente, y sentimos las expresiones libertarias de distintos grupos sociales, en las últimas décadas como el fiel reflejo de un proceso histórico lleno de posibilidades hacia cambios sustantivos en el orden local, nacional e internacional.

Reconocemos las fundadas críticas y la poca representatividad que el sistema político sostiene. La notoria e insanable convulsión que vive la elite política en nuestro país es síntoma de un modelo enfermo por el “salvajismo neoliberal” que permeó a nuestras autoridades e instituciones, incluso a sus nuevas y prometedoras generaciones. Es por ello que nuestro movimiento busca promover, crear y difundir los espacios de colaboración y encuentro en el país, algo destruido por el neoliberalismo, desde las distintas esferas y espacios de discusión. Con la finalidad de que el camino de los movimientos sociales y los espacios políticos, se vuelvan a encontrar para generar real participación ciudadana, en la toma de decisiones de Chile y su rumbo.


¿De dónde venimos?

El Movimiento Somos nace en Chile, en Julio de 2020. Compuestos por una diversidad en su origen, desde el sindicalismo, humanismo, movimientos estudiantiles, vecinales, culturales, sociales y políticos. Todos ellos relacionados y organizados en el contexto del levantamiento popular (conocido como Estallido Social de 2019) para generar actividades y participar de las protestas, pero al siguiente año, en plena pandemia, se comienza a planificar la idea de un nuevo espacio político-social que busque convocar en su gran medida a las nuevas generaciones.

La primera señal de la creación de este espacio se dio, en mayo de 2020, donde cientos de militantes del Partido Humanista, concentrados en el ala de Fuerza Poniente, renuncian a ese partido, para comenzar a plasmar ya las conversaciones que estaban surgiendo con otras organizaciones sociales y asambleas de distintos lugares del país, para lanzar el espacio denominado SOMOS.

El 21 de agosto del mismo año, se hace oficial el lanzamiento del Movimiento Somos, en un foro virtual que tuvo la participación de renombrados dirigentes sociales y políticos del país y del extranjero, destacando la presencia del líder latinoamericano, el expresidente colombiano, economista y abogado, Ernesto Samper.

Ya el 2 de septiembre de 2020, este movimiento hace su ingreso al comando Apruebo Chile Digno (conformado por el Partido Comunista, la Federación Regionalista Verde Social, Izquierda Libertaria, entre otros movimientos políticos), para enfrentar el plebiscito constituyente y para cambiar la constitución. La reflexión para participar de ese proceso se resume en la cita: “Con más dudas que certezas, sin olvidar a quienes traicionaron al despertar social con un acuerdo oscuro que solo le entregó más poder a la partidocracia existente. En tiempos donde se exige mayores grados de democracia, una convención constitucional que no entrega ningún grado de participación ciudadana en su redacción. Por todo eso, a no bajar los grados de organización social en los barrios y las calles, a poner ojo en quienes serán los candidatos a constituyente, a no abandonar las demandas sociales y la conciencia que ya despertó, porque este mundo seguirá dividiéndose entre los indignos y los indignados”.

Para el enero de 2021, el movimiento enfrentó sus primeras elecciones municipales, presentando las candidaturas a concejales, de destacados jóvenes para comenzar un proceso de renovación del escenario político social y sus liderazgos: Vicente Núñez (Cerrillos), Pamela Zúñiga (Estación Central), Barbara Arriagada (PAC), Constanza Silva Leyton (Pudahuel), Jariglia Policroni (San Miguel).  Los resultados sin duda fueron mejores que los esperados, logrando ser la segunda fuerza más votada de Chile Digno, en todas las comunas en que se presentaron candidaturas.

Ahora en septiembre, nuevamente Somos se aprestó para unas elecciones, presentando sus mejores candidaturas para entregar una alternativa real a los procesos políticos sociales. Es así como entre las candidaturas a CORES está la vocera del movimiento, Valeria Reyes Policroni (Santiago VI), por la misma circunscripción de igual forma se presenta Fernando Vilches, además está la presencia de Cristian Ripoll (Santiago I), Lucas Reyes Matus (Iquique), Gustavo Sepúlveda (Santiago III), José Aníbal Sepúlveda (Talagante), Lenka Vega (Santiago V), Claudia Leiva (Maipo), también destaca la presencia de Maidy Velásquez, candidata a diputada (distrito 10), en otros. Logrando 48 mil 119 votos, algo toltamente sorpresivo incluso al interior del movimiento, que dejá grandes esperanzas para el protagonismo que se puede alcanzar, para lograr empujar transformaciones reales al país.

¿A dónde vamos? 

Vamos a la transformación del Estado, para que este sea una herramienta social para combatir las distintas relaciones de poder que se encuentran culturizadas en esta sociedad, avanzando a transformarse en un espacio colectivo, que promueva el desarrollo de la vida en comunidad, a través de una democracia directa, participativa, que equilibre las relaciones entre los seres sintientes, evitando nuevas zonas de poderes, para una vida en dignidad e igualdad de derechos y libertades. 

Visualizamos un país que entienda la necesidad de eliminar los cargos unipersonales, eliminando el caudillismo y cualquier síntoma culturalmente neoliberal, ya que es necesario aplicar fórmulas que permitan reflejar los trabajos colectivos. De igual forma, entendemos la libertad como la búsqueda de un desarrollo emancipador de los seres, a las distintas clases de poder existentes entre las relaciones sociales. Por ello, no concebimos este argumento, como un medio para satisfacer nuestros deseos de manera individualista, atentando con la vida en colectividad y la dignidad de los otros.

Tendremos que enfocarnos en la reconversión de nuestra matriz productiva y económica, apostando por sectores que no solo ofrezcan crecimiento, sino también, Protección y Dignidad. Creemos que el futuro de nuestra matriz dependerá del compromiso político y ciudadano para superar faenas nocivas para el planeta. Así mismo del mundo laboral, ámbito que ha sido abatido por una economía deshumanizada que destroza y manipula los derechos fundamentales de los y las trabajadoras. Creemos en una economía equitativa donde el crecimiento y las oportunidades sean para todas/os, ya que toda base productiva tiene el gran pilar que son los trabajadores. Es el momento de velar por el cumplimiento de las leyes del trabajo, seguridad e inclusión social y nuevas fuentes laborales para lograr esos cambios que nos lleven a esa dignidad anhelada.

Buscamos la legitimación de los derechos de la mujer y su reivindicación, como rol central en los avances libertarios, a lo largo de la historia. Por lo que vemos necesario la reformación de las concepciones tradicionales de sexualidad, familia, género, sociedad y cualquier tipo de relación humana donde el poder coloca en cuestión su rol y protagonismo. Así mismo, trabajaremos para un país que tenga las herramientas necesarias para la defensa de cualquier tipo de discriminación y buscar abolir cualquier tipo de relación de poder, en los distintos espacios que se desarrolla el ser humano, logrando una nueva forma organizativa a la existente. 


¿Cómo llegamos?

Hoy es indispensable volcarnos fuertemente a una lucha sociocultural contra el poder real y hegemónico, ya que desde este espacio podemos enfrentar al neoliberalismo, de una forma más sólida y con herramientas que disponemos directamente.

Para avanzar, es necesario que nuestras formas de relación vayan acompañadas por la superación dialéctica doctrinaria, dejando que las acciones colectivas sean la base de las reflexiones determinantes de las tomas de decisiones, basadas en los procesos de comprensión de las nuevas etapas, las próximas transformaciones del Estado que contemplen las nacientes estructuras de poder y sus arquitecturas sociales que comenzamos a enfrentar, con el choque generacional, a través de sus recientes y futuras demandas de dignidad y derechos. 

Es así que nuestro trabajo va dirigido al despertar de las conciencias, desde los barrios y territorios, alimentando las dudas e inquietudes sobre la realidad implantada, insertando las herramientas necesaria para el avance de una masa crítica, que elabora y participa de las tomas de decisiones sociales, eliminando los grados de normalización del sistema como método de sometimiento y explotación, buscando que cada ser humano comprenda que lo personal es político y a su vez, que eso se vuelque en una acción revolucionaria, en cualquier ámbito. Desde esa base, nuestro rol es crear y apoyar cualquier espacio de vinculación colectiva en la sociedad, para que la legalidad sea la razón de la legitimidad del pueblo y el Estado tome el rol encomendado, ser una herramienta de combate al poder real.