fbpx

Neoliberalismo y Covid: mezcla perfecta para aumentar la desigualdad

Publicado por movimie4 en

Por Valeria Reyes Policroni, Coordinadora del Movimiento Somos

El coronavirus aún nos persigue y al parecer no nos podremos alejar de este, aprender a convivir con un microorganismo que no podemos ver y que en algunas ocasiones nos olvidamos de su existencia es dificultoso. Pero hay algo que sí es complejo y duro de acostumbrarse, la llamada pobreza, y que la sociedad chilena viene enfrentando hace unas décadas. 

Por contraste, las cifras publicadas hasta el 2021, demuestran que Chile tiene un 10.8% de pobreza, equivalente aproximadamente a 2 millones de chilenos/as. Esto se evidencia, por ejemplo, en la tasa de desocupación nacional de la última Encuesta Nacional de Empleo (ENE) que fue de 7.2%, la misma tasa (que refleja un porcentaje levemente mayor en mujeres (7,6%) que en hombres (7.5%)) es más alta en mujeres (7.6%) que en hombre (7.5%) en este mismo año… Pero algo no coincide debido a una reciente noticia. 

Vemos crecimiento de requisas concentrado en los mismos bolsillos, aumentos de sus fortunas y empobreciendo a la inmensa mayoría de la población, creando una fragmentación social que no podemos omitir y esto lo comprobamos en la última noticias de BBC dónde “Chile fue el país de América Latina que en 2021 concentró el mayor nivel de patrimonio entre los ultrarricos en relación al tamaño de su economía”, también se visualizó una lista con los 104 mega millonarios de Latinoamérica de los cuales 9 son chilenos y se concentran principalmente en la minería, finanzas, forestales y retail.

Con toda esta información podremos respondernos esa pregunta que todos nos hemos hecho ¿Chile tiene dinero o no? Efectivamente lo tiene, pero está concentrado, y se fue profundizando esa concentración económica en primera instancia con la implementación forzosa de un modelo económico que no regulaba el poder y luego la centralización dentro del país. 

Las políticas sociales implementadas por el gobierno de turno durante este periodo, sumado a la llegada de la pandemia, agravaron la situación de pobreza que se venía asomando hace unos años, alcanzando casi 780.000 personas en dicha situación. Pero evidentemente, mediante la información entregada en el párrafo anterior, las y los políticos al poder generaron un aprovechamiento económico, reflejado en la dilatación de diversas discusiones relacionadas a brindar apoyo monetario a las familias chilenas, ejemplo de esto el IFE(ingreso familiar de emergencia), bonos COVID entre otras, pero la discusión no fue así de tediosa cuando esta se enfocó en salvarle el bolsillo a sus queridos familiares o amigos y así cubrir deudas multimillonarias de empresas, este salvavidas se denominó ley “Rescate Financiero” impulsado por el gobierno de Sebastián Piñera y aprobado por la cámara del senado el 23 de julio de 2020.


Al final de cuentas, a nivel internacional se comenta que Chile es un país estable económicamente pero dicha estabilidad es solo para el 1% del país, mientras tanto al otro porcentaje, la pobreza se sigue agudizando, y recibimos “clases” de esta minoría multimillonaria de cómo enfrentar la situación, y donde además nos exigen regular y priorizar nuestros gastos, culpándonos de la inflación del país por exigir nuestro dinero de sus AFP, donde con nuestro dinero, biodiversidad y recursos naturales se siguen llenando sus bolsillos, así que ¿a quién le conviene el orden que se sostiene?

Categorías: columnas

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.